Principios buenos, principio malo

Contrasta en mi cerebro (“contrasta en mi cerebro” he ahí una expresión para que se rían) la lectura de este artículo sobre grandes inicios de la historia de la literatura con el recuerdo aún fresco del inicio de novela que creo que más me ha desagradado nunca. Pertenece a Las desconocidas, y se lo debemos a Patrick Modiano, al que me había acercado debido a ese inaguantable sentimiento de culpa que produce el nombramiento del Nobel a un hombre que desconocías completamente. Aquí la frase:

“Aquel año el otoño llegó antes de lo habitual, con la lluvia, las hojas muertas, la bruma sobre los muelles del Saona.”

Veamos: “aquel año el otoño llegó antes de lo habitual”, ¿no había una expresión más indiscretamente literaria?; “con la lluvia, las hojas muertas, la bruma”, sí, vamos, lo que viene siendo un otoño; “… sobre los muelles del Saona” ah, que estamos en Francia, bien, algo muy inesperado tratándose de una novela de Modiano, pero se agradece algo de información.

Leí dos páginas más y lo he abandonado. Le daré otra oportunidad con alguna de sus novelas más reputadas. Tal vez os lo cuente y todo.

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s