Mes: enero 2013

Despertar

Lo escribí el otro día en un momentito. No tenía pensado enseñárselo a nadie, pero después lo leí y me resultó gracioso.

Mañana hay que despertar
y despertar es duro
y despertar es difícil
y es injusto
y es todas las penurias
del hombre moderno
reunidas en un momento.
Mañana hay que despertar
y eso no se lo merece nadie,
es el frío de la calle
puesto en los huesos,
y es la herida de la luz
puesta en los ojos.
Mañana hay que despertar
y es peor cuando no hay nadie,
y es asesino cuando no hay nada.
Cuando sólo te espera el suburbano
con sus puertas cerradas.
Despertar es prostituir la libertad animal.
Pero hay que hacerlo.
Mañana.