De noche a solas

Llegas a casa. Y es muy tarde, y hay restos de alcohol que corren como pequeños cantos por tus venas. Y tienes sueño y cansancio. Pero hay algo que falta. Una pieza que no logras encontrar para terminar este puzzle. Puede ser una fotografía, una canción, un texto, una palabra… Y buscas, y buscas y encuentras cosas que te ayudan, todo está muy bien, pero no encajan en esa pieza que falta, que se resiste. Y mientras tanto, los segundos pasan. Las manecillas del reloj avanzan con una fuerza lenta pero imparable. Y el cansancio te va agotando. Y la cama sigue siendo la única capaz de devolverte la mirada. La única con valor suficiente para asomarse al vacío dentro de ti y que nadie más comprende, ni ve, ni tiene idea de cuán grande puede ser. Y pues, siendo así, al final te acuestas, y que las sábanas te asistan.

Pd.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s