Mes: julio 2011

Días, y noches, y otra vez

Odio el paso del tiempo. Odio notar en mi piel y en la mirada de mis ojos cómo el tiempo se resbala entre mis dedos como arena fina sin que pueda hacer nada con él. Sin que ni un grano de esa arena quede entre los pliegues de mis palmas. Odio el paso de los años, meses, semanas y, sobre todo, de los días. ¿Quién le da a los días permiso para irse tan rápido?, ¿quién deja a los putos días transvertirse en putas noches?

Anuncios